El es mi vida, aunque el crea lo contrario


Lo vi hoy de regreso a casa, estaba ahí, solo y afligido, cigarrillo en mano y con ese abrigo negro que lo cobija de tanto frío, sentado ante esa pileta del parque que esta frente a casa, he sabido por mi hermano que el suele pasar mucho tiempo ahí durante las noches, frente a ella mirando al agua danzar ante a sus ojos al compás del viento que susurra en sus oídos y que le cala los huesos, aun no logro saber porque está ahí casi a diario, debe haber algo ahí que lo hace sentir bien o quizá que lo ayude a olvidar algunos malos recuerdos –al menos eso quiero pensar- ya que he de suponer que estar ahí hace que se le remuevan todos los recuerdos, buenos y malos, tanta vida ya vivida y tantos sueños aun sin realizar a sus 76 años. Y así sucedió hoy, lo ví de lejos ahí sentado y no tuve siquiera elvalor de acercármele y acompañarlo, no tuve valentía de conversar con él, de seguro se siente solo y abatido por los años buscando de una compañía que yo hoy no le pude dar, el busca en su soledad respuestas a tantas preguntas, mientras yo busco de nuevos sueños para continuar. El regreso a casa se venía venir, tenia un gran nudo en la garganta, considerándome perversa por haberlo dejado ahí…. tan solo.

Quizá pudo ser esa la noche en la que sin miedos le contara mi vida, esa noche como tantas en las que soñé que el oía mis historias mientras yo me emocionaba oyendo sus sabios consejos, historias de esa niña que ahora ya es una mujer y de las que no sabes nada, esa tu niña que ríe y llora al mismo tiempo suplicando por tu cobijo, anhelando aquella noche que nunca existió pero que toda su vida esperará, y a pesar que se que algún día tendrás que partir yo aun no me siento lista para olvidar y dejar de lado el rencor, el odio y el miedo que me produce tu sola presencia, por tantos errores de tu pasado y por tantos silencios del mío, esta noche, una vez mas, perdí mi oportunidad de acercárme a tí, esta noche solo quiero cerrar los ojos y no pensar más, para que mañana al abrir los ojos todo sea como siempre. Tu y yo como dos extraños conviviendo bajo el mismo techo, y yo amándote en silencio sin poder pronunciarte una sola palabra cuando te veo a los ojos…

¿Que clase de hija soy para tí?, soy un ente perverso que no puede olvidar y valorar lo que ahora tiene…Será el miedo? será mi rencor? Aún no lo se, y quizá en cuanto descubra la respuesta tu ya hallas partido de mi lado para siempre.

5 tienen algo que decir al respecto:

vitokogvy dijo...

Ojala algun dia podamos hablar con ellos, y tratar de copar todo el tiempo perdido sin hablar con ellos...!
Buen post, Chio

Fender Gebiet dijo...

Hay abismos que pueden saltarse, pero al hacerlo un padre, lo hace por amor. Un hijo siempre lo hace por pena.

habladorasinpalabras dijo...

Sí que me haz hecho pensar amia... lo bueno es que en este instante que hemos abierto los ojos aun se puede hacer algo...
Te quiero amiguita! :*

El perro andaluz dijo...

Algunas palabras y hechos nos duelen demasiado, pero m�s duelen las palabras y hechos que nunca pronunciamos ni hicimos, aunque las ganas nos mataban.

digler dijo...

las palabras que mas duelen son aquellas que nunca pronunciamos

a veces esas brechas entre las edades las hacemos nosotros mismos, por eso está en nosotros desaparecerlas