Relaciones laborales I parte

Era mi segundo dia en ese trabajo y mientras yo terminaba la evaluacion para el ingreso despues del primer dia de capacitacion senti una mirada sobre mi, al levantar los ojos lo vi, un morocho muy apuesto de barba y casaca de cuero que me observaba, sin duda el chico mas apuesto que habia visto por ahi, ya eran casi las 5 pm y el y los de su area estaban de salida, termine -luego de ese momento magico- mi prueba correctamente y me quede con esa buena sensacion de haber visto algo que sin duda en mucho tiempo no me habia agradado tanto, al dia siguiente me llamaron por haber aprobado el examen y empeze ese mismo dia. Ese dia entre ubicarme en esa area y conocer a mis nuevos compañeros intente buscar con la mirada aquel muchacho pero vana fue mi proesa visual ya que note que el no habia ido, mis dias fueron transcurriendo entre el acoplarme al sistema y a la gente que desde un inicio se porto muy amable conmigo, y asi los dias pasaban y yo no lo volvi a ver sino hasta el 4to dia que aparecio nuevamente, con la misma chaqueta de cuero y una caminada muy varonil, me miro y yo obviamente haciendome la loca -como siempre- hice la que no noto su entrada, aunque la disfrute segundo a segundo con todo y camara lenta, sin duda su presencia logro alegrarme el dia y causo una sensacion tan extrañá que aun no logro comprender, cuando el pasaba cerca a mi area ambos nos mirabamos pero no habian ni sonrisas ni saludos ni absolutamente nada, solo miradas y nada mas.
Los dias transcurrian y aquel chico -del cual no sabia ni su nombre- se convirtio en una silenciosa pero agradable compañia para mi, a diario cruzabamos miradas muchas veces al dia y cada vez con mas frecuencia, los amigos de el me saludaban por la frecuencia de verme a diario por ahi, pero el y yo jamas lo hicimos, solo nos mirabamos, raro quiza pero eso nos sucedia a ambos, y digo raro porque soy de las personas mas sociables me gusta entablar conversacion hasta con extraños con una facilidad increible pero con el nunca pude, en fin un buen dia hablando con un compañero mio del trabajo no pude callar mas y le pregunte por aquel muchacho que tanto me atraia -claro que eso no se lo dije-, y bueno luego de eso, este me dijo que no lo conocia y que era nuevo, el tema se desvio por mi parte porque no queria levantar ninguna sospecha hasta que pasada una media hora este -mi compañero- se me acerca con un papel, en el cual estaba el nombre completo y el telefono de mi desconocido galan, el telefono???? si eso mismo, mi asombro fue grande y lo primero que le atine a decir fue "¿por que me das su telefono? ¿tu crees que yo lo voy a llamar? siniquiera el sabe mi nombre y bueno yo tampoco lo sabia hasta ahora, mi compañero solto una risa cachosa y solo me dijo, "ya tu ves que haces con el yo solo me encargue de conseguirtelo y de avisarte que la proxima semana lo cambiaran de sede y dudo que lo vuelvas a ver, al menos por estos lares asi que sacale provecho al papelito", uff sin duda la idea de tener algo tan tentador entre mis manos -refiriendome al papel claro esta- me hacia dudar, siempre he luchado por lo que quiero y este era todo un reto para mi, ya que aquel muchacho del cual hasta hacia unos minutos no sabia su nombre estaba literalmente en la palma de mi mano, y si el no daba un paso yo si pensaba hacerlo.
Al dia siguiente yo seguia con el bendito papel en la cartera y la mañana transcurrio tranquila entre las usuales miradas entre el y yo hasta que llego la hora del refrigerio. Como siempre casi faltando poco para que terminase este yo iba a la tienda de la esquina y me fumaba un cigarrillo cosa que note que el tambien hacia pero acompañado de sus amigos los cuales me molestaban cuando me veian pasar, este dia casualmente no lo encontre fuera de la tienda y fui con un amigo a comprar cuando me doy la sorpresa que el estaba dentro y con una amiga que mi amigo si conocia... mi amigo saluda a su amiga y luego a el, y luego haciendo todo el rito convencional me presenta a su amiga y luego a EL! si si me lo presentaron al fin! -decia dentro de mi, misma colegiala estupida de 15 años-, y aunque en ese momento mientras el me miraba a los ojos diciendome su nombre el no tenia ni la remota idea de que yo ya lo sabia y que hasta su numero telefonico tenia en la cartera, luego de darme un beso en la mejilla respectivo al saludo me dijo mucho gusto Rocio -si, ese es mi nombre ya no se hagan- y pues tras un silencio tal como si se paralizara la tierra, mi amigo y yo nos despedimos y partimos de regreso al trabajo. En mi mente estaba "el ya sabe mi nombre y ahora que pasara", teniendo en cuenta que a la siguiente semana el ya se iria de mi misma sede, algo tenia que hacer...en fin ese dia era viernes y yo sabia que no lo veria sino hasta el dia lunes, se termino el dia y el dia sabado en la noche sali con unas amigas a tomar un cafe, regreso temprano a casa y mientras me disponia a buscar las llaves en la cartera para entrar a mi casa encontre el papel con el numero telefonico, subi rapìdamente al departamento y decidi llamarlo, asi que cogi mi celular y marque su numero sin dudarlo dos veces...
ESTA HISTORIA CONTINUARA...

7 tienen algo que decir al respecto:

Amor dijo...

¿es real?

un beso muy fuerte, compañera

santi

:-)

Anónimo dijo...

Pa la segunda parte quiero mas sexo en la historia por favor. Gracias.

habladorasinpalabras dijo...

Eres malaaaaaa!!!
lo cortas en la parte mas interesante!!!!!!
Jaaa XD
Ta cheere la historia, esperemos que esta vez postees mas seguido ps!
Besote! :*

Anónimo dijo...

Todavia seguimos en la primera parte? Carajo, como alargas esta historia, cuando en la vida real te tomo 3 horas zumbarle la malanga.

La_EsPeCtAdOrA dijo...

manitaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa jajajajaja ese anonimo me hace reirr

Serendipity dijo...

Ja!!
Bien hecho, yo soy de las que hace eso tambien, por lo general, tomo el toro por las astas...suerte, seguisé leyendo tu historia y gracias por visitar mi blog!

Besos,

Anónimo dijo...

Esa comparacion del toro y las astas...